Se ha producido un error en este gadget.

martes, 31 de enero de 2012

Por qué a Berlusconi le interesaría ser Presidente de la República Italiana

Nos enterábamos el domingo de la muerte del ex-presidente de la República Italiana, Oscar Luigi Scalfaro, a los 93 años de edad. Scalfaro es al primer presidente de la República que recuerdo, ya que a su predecesor, Francesco Cossiga, muerto en 2010 a los 82 años, le "conocí" cuando recibió el premio Sabino Arana. Sin duda recibió en su vida premios más prestigiosos y dignos.

Scalfaro dejó el cargo en 1999 y fue sustituido por Carlo Azeglio Ciampi, quien abandonó la Presidencia de la República en 2006 a los 85 años y todavía vive hoy a sus envidiable 91 años de edad. El Presidente de la República en ejercicio es Giorgio Napolitano, quien continúa en el cargo con plena lucidez a los 86 años. Uno se acuerda de las imágenes (vistas en televisión) de otro presidente, Sandro Pertini, pegando botes en el Bernabéu con la victoria de Italia en el Mundial de fútbol de España 82 a una edad ya avanzada, al lado del rey Juan Carlos. Por cierto, si tuviera que ponerle una imagen a la felicidad momentánea, esa sería la de la cara exultante del italiano Tardelli tras marcar el segundo gol de la final, pero eso es otra historia.

Así que uno, que es curioso, decide investigar un poco esta extraña longevidad de los presidentes italianos y encuentra la siguiente lista de los once presidentes, más uno interino, que ha tenido Italia desde que entrara en vigor la actual Constitución Italiana el 1 de enero de 1948:

- Giorgio Napolitano, en ejercicio a los 86 años.
- Carlo Azeglio Ciampi, en el cargo hasta los 85 y quien todavía vive a los 91.
- Oscar Luigi Scalfaro, quien ejerció hasta los 80 y acaba de morir a los 93.
- Francesco Cossiga, muerto a los 82.
- Sandro Pertini, quien dejó el cargo a los 88 años y falleció a los 93.
- Giovanni Leone, fallecido a los 93 años.
- Giuseppe Saragat, quien murió a los 89 años de edad.
- Cesare Merzagora, interino, fallecido a los 92 años.
- Antonio Segni, fallecido en 1972 a los 81 años.
- Giovani Gronchi, fallecido en 1978 a los 91 años.
- Luigi Eunadi, muerto a los 87 años, en 1961.
- Enrico De Nicola, fallecido a los 81 años.

Lo que quiere decir que la totalidad de los presidentes italianos ha vivido más de 80 años y la mitad de ellos sobrepasó los 90 años. Teniendo en cuenta que la esperanza de vida al nacer en Italia en varones es de 77, 26 años, debemos reconocer que los datos son sorprendentes.

Desconocemos si esto es atribuible a la casualidad, a que solo los más resistentes pueden llegar a la Presidencia de la República o a que el paso por el Quirinale posea desconocidos efectos rejuvenecedores.

Muchos son los que dicen que a Berlusconi le gustaría optar a la presidencia de la República para mantener la inmunidad judicial, pero a mí me da que la verdadera razón no es otra que descubrir si en el interior del Quirinale está guardado el secreto de la eterna juventud.