Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 20 de febrero de 2012

Homenaje afectuoso a Pedro Barthe

Llega uno a casa a la hora de cenar y enciende, casi por costumbre, la televisión. Obviamente en la tele aparece el mismo canal en el que estaba la caja tonta cuando fue apagada el día anterior.

En este caso el canal que aparece es Teledeporte y lo que ha hecho que no cambie el programa no ha sido la programación (la final de baloncesto de los JJOO de Sidney 2000 entre EEUU y Francia) sino la voz del comentarista. Ni han dicho quien es, ni ha salido su cara, pero sabes de sobra quién es. Tienes esa voz en el subconsciente. No es otra que la de Pedro Barthe, comentarista de baloncesto de TVE durante más de años.

Barthe fue criticado en su día no se sabe muy bien por qué (igual que era criticado Míchel cuando era comentarista de fútbol, lo que ha venido después ha hecho del gran centrocampista del Madrid académico de la Lengua) pero escuchando sus comentarios en la final olímpica no puedo evitar reírme por su implicación y su sarcasmo. En la final olímpica le dio por hacer bromas sobre el juego del francés Bilba y, cómo no, por criticar a los árbitros. Son recordadísimos sus partidos entre España y Yugoslavia en los que desde el salto inical los colegiados perjudicaban a nuestra selección o su comentario tras una tangana con los yugoslavos en el que no tuvo empacho en decir voz en grito "a los yugoslavos habría que echarles de este mundo".


Muchas veces era más comentada entre los aficionados al baloncesto la narración de Pedro Barthe que el propio partido en sí.

Pedro Barthe salió de TVE en las prejubilaciones de 2007 y le sustituyó alguien de mucha menor valía, sin duda.

No sé qué habrá sido de su vida personal y profesional, pero desde aquí le deseo lo mejor. Su voz es un recuerdo muy entrañable de mi adolescencia. Con afecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario